«Me preguntas con el gesto altivo y contrariado por qué me miro al espejo»

 

 EN EL ESPEJO

Me preguntas con el gesto altivo y contrariado

por qué me miro al espejo, por qué me detengo

cada mañana en las leves fisuras del rostro

y me recreo en mi yo como un narciso efebo.

Me censuras con tu grave lengua enajenada

de serpiente que aún conserva el más sutil veneno,

si acaso me creo guapo a mi edad todavía,

si no me doy cuenta del exceso que cometo

al contemplarme así, en adoración absoluta.

Con sobria irónica solemnidad te contesto

como quien tiene ya bien meditado el asunto:

“Qué sería de mí si abandonara a mi espejo,

qué sería de mí si pasado el tiempo fiero,

me encontrara en cualquier viejo estanque o fútil luna

y no me reconociera”.

Autor: Fernando Sánchez Mayo.

 

LIBROSTUBE SOCIAL

¿Os ha gustado este poema? ¿Qué os sugiere?

Podéis compartir con nosotros vuestra opinión en Facebook y Twitter.

 

There are 3 comments. Add yours

Unirme a la conversación